Hoja Dominical



Sacro Arzobispado Ortodoxo Griego
Parroquia de La Natividad de la Virgen María
Cel. 310 4225679   Tel (6) 3114136 padrecrisostomo@gmail.com
Kilómetro 6 vía Pereira – Armenia, condominio Topanga

hVf
Padre Crisóstomo

7 de Julio de 2013

SEGUNDO DOMINGO DE MATEO
Domingo en que se conmemora a todos los santos padres que lucieron en la vida ascética en el santo Monte Athos.

Memória de la Gran Santa Mártir Kiriaquía. Nuestros Venerables Padres Tomás de Milán y Acacio

Tono I

 

EN LAUDES

Segundo Evangelio Matutino (Marcos 16: 1-8)

EN LA DIVINA LITURGIA

Apolitiquios

1) De La Resurrección. Tono I: Τού λίθου σφραγισθέντος υπό τών Ιουδαίων, καί στρατιωτών φυλασσόντων τό άχραντόν σου Σώμα, ανέστης τριήμερος Σωτήρ, δωρούμενος τώ κόσμω τήν ζωήν, διά τούτο αι Δυνάμεις των ουρανών εβόων σοι ζωοδότα. Δόξα τή Αναστάσει σου Χριστέ, δόξα τή βασιλεία σου, δόξα τή οικονομία σου, μόνε φιλάνθρωπε.
Estando la piedra sellada* por los judíos,* y mientras los soldados vigilaban* tu purísimo cuerpo,* te levantaste, al tercer día, Salvador,* dando vida al mundo.* Por ello las potestades de los cielos* te aclamaron, Dador de Vida:* ¡Gloria Cristo, a tu Resurrección;* gloria a tu reino;* gloria a tu economía;*  el único que amas la humanidad!
2º) Del Templo: Η γέννησίς σου Θεοτόκε, χαράν εμήνυσε πάση τή οικουμένη, εκ σού γάρ ανέτειλεν ο ήλιος τής δικαιοσύνης, Χριστός ο Θεός ημών, καί λύσας τήν κατάραν, έδωκε τήν ευλογίαν, καί καταργήσας τόν θάνατον, εδωρήσατο ημίν ζωήν τήν αιώνιον.
Tu nacimiento Madre de Dios Virgen, anunció la alegría a todo el universo. Porque de Ti resplandeció el sol de justicia Cristo nuestro Dios, anulando la maldición y concediendo la bendición y destruyendo la muerte, otorgándonos la vida eterna.

Contaquio
Προστασία τών Χριστιανών ακαταίσχυντε, μεσιτεία πρός τόν Ποιητήν αμετάθετε, Μή παρίδης αμαρτωλών δεήσεων φωνάς, αλλά πρόφθασον, ώς αγαθή, εις τήν βοήθειαν ημών, τών πιστώς κραυγαζόντων σοι. Τάχυνον εις πρεσβείαν, καί σπεύσον εις ικεσίαν, η προστατεύουσα αεί, Θεοτόκε, τών τιμώντων σε.
Protección de los cristianos, que no deja avergonzado;* mediación inmutable ante el Creador;* no seas indiferente a las voces de súplica de pecadores;* sino adelántate a nuestra ayuda, como buena que eres,* a quienes con fe te clamamos:* agilízate Theotokos a interceder,* y apresúrate a suplicar,* Tú que siempre proteges a los que te honran.

Proquimenón. Tono 1º. Salmo 32: 22.
¡Maravilloso es Dios en sus Santos!
Verso: En las asambleas, ¡alabad al Señor!

Epístola

Carta del Apóstol Pablo a los Gálatas (3:22- 4:5)
X Hermanos, 22de hecho, la Escritura encerró todo bajo el pecado, a fin de que la promesa fuera otorgada a los creyentes mediante la fe en Jesús Cristo. 23Y así, antes de que llegara la fe, estábamos encerrados bajo la vigilancia de la ley, en espera de la fe que debía manifestarse. 24De manera que la ley ha sido nuestro pedagogo hasta Cristo, para ser justificados por la fe. 25Mas, una vez llegada la fe, ya no estamos bajo el pedagogo. 26Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. 27En efecto, todos los bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo: 28ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. 29Y si sois de Cristo, ya sois descendencia de Abraham, herederos según la Promesa. 4:1Pues yo digo: Mientras el heredero es menor de edad, en nada se diferencia de un esclavo, con ser dueño de todo; 2sino que está bajo tutores y administradores hasta el tiempo fijado por el padre. 3De igual manera, también nosotros, cuando éramos menores de edad, vivíamos como esclavos bajo los elementos del mundo. 4Pero, al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, 5para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiéramos la filiación adoptiva.

Aleluya  - Tono Primero
Es Dios quien me asegura la victoria y somete mis adversarios.
Verso: Salva maravillosamente a su siervo usa su misericordia con su ungido.
Evangelio
 Santo evangelio según san mateo  (4: 18-23)
X En aquel tiempo, Jesús, 18caminando por la ribera del mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, echando la red en el mar, pues eran pescadores, 19y les dice: «Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres.» 20Y ellos al instante, dejando las redes, y le siguieron. 21Caminando adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, que estaban en la barca con su padre Zebedeo arreglando sus redes; y los llamó. 22Y ellos al instante, dejando la barca y a su padre, le siguieron. 23Recorría Jesús toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

«Ortopráxis - Maneras de vivir la Ortodoxia»
Ortodoxia – ¿Qué es? Una palabra especial. Palabra que posee grande fuerza de atracción. Del griego "orthos" que significa "recta y verdadera adoración" e "doxa" que significa doctrina o enseñanza. En cuanto se manifestó en la Iglesia cristiana la necesidad de proteger La verdad de los errores que aparecieron desde los tiempos apostólicos, surgió el concepto de la "confesión correcta de la verdad", tal como la escuchamos en la oración litúrgica y que viene de la Iglesia antigua, sobre el episcopado, "que enseña rectamente la palabra da verdad". Esta expresión se cristalizó en una palabra durante los duros enfrentamientos del arrianismo en la Iglesia. San Atanasio, el Grande, dedicó casi toda su vida a la defensa de la Ortodoxia frente al arrianismo. San Epifanio llama a San Atanasio el "Padre de la Ortodoxia". San Isidoro de Sevilla dice: "el ortodoxo es aquel, que cree correctamente y de acuerdo con esta creencia, vive correctamente". Los grandes Padres Orientales de la Iglesia del siglo VI, siempre usan esta misma denominación. San Gregorio, el Teólogo, usa el término "Ortodoxia Sufridora”.  Después del Sexto Concilio Ecuménico, cuando surgirán discusiones sobre la veneración de los iconos y, de ese modo, sobre las formas externas de la veneración a Dios, el concepto de "Ortodoxia" se amplió a todo el ciclo de la teología cristiana y oficios religiosos. Antes de la separación de las Iglesias, la "Ortodoxia", se pensaba como un carácter necesario del verdadero cristianismo, tanto en el Oriente como en el Occidente, esto es, todos los que querían seguir la Iglesia de Cristo sin errores eran "ortodoxos". Cuando se dio la separación de la Iglesia Romana de la unidad de la Iglesia, ambos conceptos clásicos: a) "Ortodoxo" y b) "Católico", se conservaran en el Oriente y en el Occidente, pero se conservaran de manera que, uno domina aquí y otro allá. Cada uno hace su estandarte de la Iglesia: en el Oriente, "Ortodoxia" es la preocupación antes de todo de guardar la pureza de la fe; en el Occidente se usa el término "Catolicismo" como expresión de la idea de difusión mundial para todos. El nombre de la Iglesia Cristiana como "Católica" fue más identificado en los Países occidentales relacionándola con la Iglesia de Roma. No obstante, ningún ortodoxo duda que sea verdaderamente católico, porque en el Oriente, tal como está mencionado en el Credo que rezamos en cada Divina Liturgia, se dice que nuestra Iglesia es "Católica". En el Oriente, esta denominación conserva su lugar en la serie de otras características necesarias de la Iglesia: "Una, Santa, Católica y Apostólica", que recibió en el Segundo Concilio Ecuménico, ósea, sin que una de estas notas tenga mayor o menor dominio sobre las demás. Somos, por tanto, miembros de la Iglesia Cristiana, Católica Apostólica Ortodoxa. Aparecerán, antes de la separación de Roma en las dos partes de la Iglesia, uno trazos especiales que no dependían, en la realidad, de la conservación o no de la verdad. En el segundo milenio, en la medida en que estas marcas subsistían se tornaran características de una o de otra confesión y, actualmente, con frecuencia es necesario un esfuerzo para definir si tal o cual particularidad del Espíritu del catolicismo-romano u ortodoxo es el resultado de causas etnográficas, lingüísticas u otras. Para nosotros, la ortodoxia es la fe en su máxima pureza, “Sin agregar ni quitar nada”. El cristianismo es vida y la ortodoxia no es una acumulación de doctrinas, sino una vivencia de esa fe en Jesús Cristo, Dios hecho hombre, como nos lo enseñaron los apóstoles, los santos padres y las experiencias de otros que nos precedieron en la fe y que nos sirven de fundamento para que nosotros mismos realicemos nuestras vidas según nuestra convicción en Cristo y en su Iglesia. “Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta” (2 Tes 2:15)
Santa Kyriaki (griego: αγία κυριακή) fue hija única de los padres griegos Doroteo y Eusebia. Eran devotos cristianos, ricos, pero sin hijos. Incesante en la oración lo pedían hasta que Dios escucho sus ruegos y obtuvieron una hija que nació un domingo (El día del Señor , kyriake, en griego), se le dio el nombre Kyriaki. Desde su infancia, Kyriaki se consagró a Dios. Cuando madura, hermosa de cuerpo y alma, muchos pretendientes vinieron a pedir su mano en matrimonio, pero ella se negó a todos diciendo que estaba desposada con Cristo el Señor y que ella no deseaba nada más que morir como una virgen. Un magistrado de Nicomedia también deseaba desposar Kyriaki con su hijo, sobre todo porque ella venia de una familia rica, pero también fue rechazado y denunció Kyriaki y sus padres al emperador Diocleciano como cristianos. El emperador ordenó que torturaran a sus padres y Doroteo fue golpeado hasta que los soldados se cansaron y no pudieron continuar. Dado que ni la adulación ni tormento tenían ningún efecto, Diocleciano exilió a Doroteo y Eusebia a Melitene (entre Capadocia y Armenia) donde murieron después de soportar mucho sufrimiento por Cristo. Entonces envió a Kyriaki a Nicomedia para ser interrogada por su hijo el corregente, Maximiano. Kyriaki se negó a renunciar a su fe, y como resultado Maximiano ordenó que fuera azotada. Los hombres torturaron a Kyriaki en todas las formas posibles, pero su fe no se rompió. Una noche, mientras estaba en la cárcel, Dios le habló y le dijo: "No tengas miedo a la tortura Kyriaki, Mi espíritu está contigo". Ella sobrevivió a muchas tribulaciones terribles. Como Maximiano no logró convencerla de cambiar su fe le envió a Hilarión, el eparca de Bitinia, en Calcedonia para que la convirtiera al paganismo y la enviara de regreso a él. Hilarión hizo todo lo posible para lograr este objetivo. La torturaron muchas maneras. Por las noches Cristo se le aparecía y curaba sus heridas. Al ver la curación milagrosa de Kyriaki muchos paganos creían en Cristo, y todos eran degollados. Kyriaki fue torturada nuevamente por Apolonio, quien sucedió a Hilarión. Cuando la echaron al fuego, se extinguieron las llamas. Cuando ella fue arrojada a las fieras, se convirtieron en manso y apacible. Apolonio la condenó a muerte por la espada. Como se le dio unos minutos para orar, ella pidió a Dios que la acogiera en su seno. Al terminar su oración, rindió su alma a Dios antes de que la espada cortara su cabeza.

Los asistentes que no son Ortodoxos, pueden participar del antídoron (santo pan) al final de la Divina Liturgia. Con todo nuestro respeto y de la manera más gentil les pedimos que no se acerquen a recibir la Santa Comunión.